Etiquetado: psoe

REFLEXIONES A UNA NUEVA EJECUTIVA SOCIALISTA

En primer lugar, la enhorabuena a la nueva ejecutiva del PSOE. Somos muchos socialistas, progresistas y ciudadanos en general los que deseamos que el PSOE encuentre rápidamente la brújula que oriente su camino y que realice, sin miedos, los cambios necesarios para que adecúe su organización y finalidad al complicado momento que estamos viviendo. En segundo lugar, permitidme que exponga mis dudas en voz alta esperando que sirvan como elementos de reflexión. Tres son los problemas más inmediatos a los que enfrentarse: la indignación de los ciudadanos con los políticos; la pérdida del sentido de lo público; y una organización anquilosada. No son tres problemas separados, sino caras de un mismo prisma que entre sí guardan relación.

Advierte Norbert Bilbeny que “de los dos grandes mitos de la política moderna occidental, Estado y Mercado, sólo se mantiene firme el último”. El problema del Estado, como sigue diciendo, no es sólo de tamaño, sino de fondo, el de la democracia, porque “la política no puede ser ignorada sin que repercuta globalmente en perjuicio de lo público, sólo la necesidad de lo público justifica la existencia de la política”.

Hoy, los partidos políticos se encuentran sin respuestas globales, incapaces de poner en marcha las ideas escritas porque los engranajes están oxidados. El divorcio entre ciudadanos y representantes ha degenerado en: unos partidos políticos que fían su suerte a la distorsión de la imagen publicitaria y no al contenido de sus propuestas, a los vicios como la corrupción y el nepotismo fruto de la falta de transparencia y de no rendir cuentas públicas, a la sustitución del “buen político” por los “cargos orgánicos” de los partidos; la modernización de los partidos ha consistido en un “lavado” de imagen, en incorporar “marketing” y tecnología para difundir mensajes simplistas y enlatados, mientras sus estructuras y relaciones humanas se han anquilosado y envejecido.


A ello contribuye el fenómeno de que los mensajes simples y enlatados tienen su cierto rédito electoral; hay votantes que aprenden y repiten frases engañosas, titulares exagerados, mensajes que enmascaran la realidad pero tienden a ser fácilmente comprensibles, emotivos y repe

titivos. Esos mensajes se han acompañado siempre de imágenes, el producto más importante de transmisión de nuestra época; el político se preocupa más de salir en la foto que de lo que se diga sobre él, entre otras cosas, porque sabe que no hay tiempo para la lectura, la reflexión o la documentación de datos; todo es rápido, fungible, efímero; por eso, la imagen, la puesta en escena, la mueca vale más que un titular. ¿De qué se ríen los políticos? Se ríen cuando ganan, cuando pierden, cuando entran en juzgados, cuando son acusados, cuando son criticados: ríen porque es una forma de transmisión de un mensaje de fortaleza y de éxito.

La banalización destruye el contenido como la compostura a la se

ncillez. La demagogia funciona como anestesia del razonamiento crítico.

Al igual que a cualquier otra profesión vocacional, sea médico o maestro por ejemplo, se les exige una ética de la profesión, los políticos deben responder también, no sólo a una ética de la convicción, sino también a una ética de la responsabilidad y del comportamiento.

O los partidos políticos cambian su funcionamiento interno dejando espacio para distintas formas de participación política o se crean espacios sociales al margen de los partidos o, l

o que sería peor, el populismo y el fascismo encontrarán hueco desprestigiando el valor de la Democracia y el papel fundamental de los partidos.

La Democracia requiere práctica y una formación adquirida con la experiencia del día a día; no se nace democrático: la democracia se educa, se practica, se trabaja. Abandonar la praxis democrática tiene consecuencias graves que afectan al corazón del concepto de Ciudadano: como dice Adela Cortina, en una sociedad verdaderamente democrática la mayoría no se genera a través de manipular los sentimientos de los ciudadanos, sino ejerciendo la deliberación serena y razonada. No es una cuestión de blanco o negro, de todo o nada, es una cuestión de grados. Practicar la Democracia, ostentar la condición de Ciudadano con plenitud, exige formación, preparación y praxis.

Hoy, la tecnología permite a los partidos e instituciones públicas ser más flexibles y transparentes que nunca (publicando sus cuentas, gastos y tomas de decisiones),

engrandecer el espacio de los partidos sumando la participación de ciudadanos que tienen mucho que aportar fuera del corsé típico del militante, revisar la ley electoral para dar proximidad al cargo público. En una sociedad democrática es básica “la calidad” (grado de información, de racionalidad, de educación, …) de los ciudadanos que, como votantes, deben elegir y valorar opciones. Ahora bien, todo resultará en vano si no cambia la cultura del partido político, convirtiéndose en un verdadero representante de la cultura democrática; la trascendencia que tiene la fortaleza democrática de las organizaciones políticas es mayor de la que podamos pensar.

El mayor daño que se puede hacer a una Democracia Política es el desprestigio de la clase política: bien porque los políticos no son los verdaderos representantes de los ciudadanos por su falta de credibilidad, o bien, porque los políticos no están dispuestos a tomar las decisiones políticas que les correspon
Mucho es el trabajo serio y riguroso, pero también audaz y valiente, al que debe hacer frente el PSOE. En su nombre y en beneficio de nuestra Democracia.den con el único legítimo interés del bienestar social, sino que se dejan presionar por otros intereses individuales o corporativos. Ahí es donde se pone en riesgo la nobleza de la Política y el compromiso con su objetivo final.

Francisco José  Bernal Martínez

Presidente Regional

EL CONGRESO DEL PSOE

El Congreso del PSOE ha permitido solucionar el problema del liderazgo de este partido, con la elección ajustada, pero suficiente y perfectamente legítima, de Alfredo Pérez Rubalcaba como nuevo Secretario General. Pero habrá que esperar y ver si este partido ha emitido a la opinión pública un mensaje lo suficientemente claro y positivo como para poder iniciar el camino de la recuperación de apoyos entre la opinión pública, que tan quebrantado había quedado el 20 de noviembre; e incluso después, según parecían indicar varias Encuestas. La realización del Congreso ha arrojado luces y sombras, sobre todo en la medida que la atención pública se ha focalizado casi en exclusiva en torno a la pugna por el liderazgo y los movimientos y comportamientos, más o menos discutibles, que la han acompañado. Al final, no está claro si la opinión pública ha sabido identificar algún debate y contraste de ideas y proyectos de entidad, detrás de esta pugna, o más bien se ha fijado en demasía en un conflicto de poder entre grupos territoriales y sectores que formaban parte básicamente del anterior núcleo de poder del “zapaterismo”.

El impacto que han tenido discursos como el de Carme Chacón, en este sentido, no sólo es posible que perjudicara a esta candidata de puertas adentro del Congreso, por su carácter gritón y un tanto demagógico a veces, sino que tampoco ayudó a transmitir una imagen positiva al exterior del PSOE como partido capaz de realizar debates sustantivos y planteados con la altura y el rigor necesarios.
La impresión que muchos tenemos en estos momentos es que en el interior del PSOE los altos cuadros no acaban de entender en todo su alcance que una parte del electorado que ha abandonado a este partido en las urnas tiene la percepción de que el PSOE está demasiado cerrado sobre sí mismo, y demasiado enfrascado en querellas internas, sin prestar la atención necesaria a los proyectos que debe presentar a la opinión pública. En unos momentos, además, en los que los ciudadanos están sumamente preocupados por la situación económica y política y se encuentran especialmente expectantes de alguien que les hable de soluciones y alternativas.
Por ello, hay que entender que, si desde el PSOE no se es capaz de transmitir imágenes fuertes que cubran esta necesidad, es porque algo no se está haciendo bien. O al menos no suficientemente bien. Y eso no ha ocurrido así en otros períodos de la historia del partido. Por ejemplo, en el célebre debate sobre el marxismo, que se sustanció en el Congreso Extraordinario de 1979, tras un período de interinidad, la solución del problema del liderazgo vino acompañada de una imagen potente de renovación y rigor que permitió ganar apoyos de inmediato entre amplios sectores de la opinión pública, y que condujo al importante triunfo electoral de 1982.
Sin duda, el Congreso actual ha tenido que implicar aspectos positivos para la opinión pública, que habrá que esperar a ver si son recogidos en las próximas Encuestas. Pero, de momento, no hay que despreciar algunas de las críticas que se han suscitado desde el primer momento, sobre todo en el sentido del carácter excesivamente continuista de la nueva dirección salida de este Congreso, nueve de cuyos miembros han tenido papeles centrales en la anterior dirección de Rodríguez Zapatero. Posiblemente, esto va a entrañar una cierta dificultad para trasmitir la impresión de que se va a emprender una nueva etapa, alejada de los errores y problemas anteriores que condujeron a una pérdida muy notable de apoyos entre los votantes. Tampoco está claro que el ciudadano medio haya entendido la forma en la que se van a poder ajustar los déficits de funcionalidad democrática interna que afectan en estos momentos a partidos como el PSOE. El riesgo que se corre, en este sentido, es que los modelos anteriores de funcionalidad democrática interna, que se revelaron como bastante eficaces durante mucho tiempo, queden cuestionados, sin que estén suficientemente acreditados y clarificados los nuevos procedimientos y enfoques.
Especial importancia tiene también en el terreno de las eventuales carencias –o de los problemas de transmisión de imagen– la cuestión crucial de las “soluciones” y de las grandes “propuestas” del PSOE para salir de una situación económica y social a la que muchos votantes piensan que se ha llegado también, en buena parte, de la mano del propio PSOE, con el gobierno de Rodríguez Zapatero. Para rectificar esta imagen negativa es evidente que se necesitan iniciativas de gran alcance y capacidad de impacto. Y posiblemente en el último Congreso no se ha avanzado lo suficiente en esta dirección. Por lo que es necesario plantear de inmediato una vía creíble de rectificación.
En estos momentos, en cualquier caso, es inútil continuar quejándose de estas cuestiones. Las cosas son como son y nadie podrá cuestionar la legitimidad procedimental de las decisiones adoptadas. Por ello, lo que ahora procede, por parte de todos, es ayudar a un trabajo que va a requerir un esfuerzo inmenso y grandes dosis de espíritu positivo e integrador, en unos momentos delicados en los que se hace especialmente necesario el papel de un partido como el PSOE. Lo que ahora se necesita es ponerse a trabajar con inteligencia, rigor y altura de miras, sin poner tanto empeño en mirar sólo hacia dentro y mirar tanto hacia atrás. Son muchos los españoles que en estos momentos esperan que el PSOE sea capaz de mirar al futuro de manera positiva y constructiva. Y con alternativas serias.

José Félix Tezanos

IDEAS PARA EL 38 CONGRESO PSOE

A la CEF del PSOE
A los miembros del Comité Federal
A los posibles candidatos a la Secretaría General

Los abajo firmantes, queremos manifestar en primer lugar y de forma inequívoca, que estimamos que Rubalcaba ha demostrado ser un digno candidato a liderar el partido, máxime habiendo sido el candidato a las elecciones generales del 20 N en unas condiciones de sobrado conocidas, que resultarían adversas para los socialistas. Del mismo modo estimamos que el PSOE tiene un importante número de personas que podrían legítimamente aspirar a ser su líder en los difíciles tiempos que se avecinan en la oposición a la derecha política y en el combate contra la dictadura de los mercados.
Pero igualmente estamos convencidos que en los momentos actuales no procede un debate nominalista. Quien nos lidere poco importará si continuamos sin ofrecer respuestas claras, y desde los valores del socialismo democrático, a la ciudadanía. El partido ha de estar unido y cohesionado pero sobre todo, debe tener una estrategia, un discurso propio y diferenciado y un diálogo abierto con la sociedad que nos permita recuperar la confianza de quienes dan inequívocas muestras de desapego ante una política y unos políticos que sienten, no representa sus intereses. Las dos últimas convocatorias electorales, ganadas de forma clara por la derecha, pero sobre todo, perdidas por quienes ostentaban la mayoría, ponen de manifiesto ese desapego ciudadano con nuestro partido. Las encuestas y el clamor expresado en la calle por amplias capas sociales nos muestran con claridad que se esperan otras respuestas de quienes somos, o deberíamos ser, el instrumento de la sociedad española para plantar cara a quienes quieren terminar con el Estado del Bienestar y con conquistas democráticas que creíamos consolidadas.
Procede por tanto, un debate serio y en profundidad, que vuelva a situarnos como una herramienta fundamental de cambio. Y ese debate no puede ser mirando hacia dentro, haciendo debates nominalistas o sin afrontar con valentía el varapalo sin paliativos sufrido. Es por ello que planteamos a la CEF y a los candidatos y/o candidatas que puedan surgir ante el 38 Congreso:
1. Que el Comité Federal del 8 de Enero, considere seriamente el aplazamiento del Congreso Federal al mes de Junio para poder afrontar con suficiente tiempo y garantías el debate, dado lo inapropiado del calendario previsto con las Navidades por medio, que nos lleve a desarrollar un nuevo proyecto, basado en los valores del socialismo democrático y no distraer al partido en Andalucía del objetivo principal: recuperar la confianza ciudadana para frenar a la derecha

2. Que en un plazo fijado por el propio Congreso, se proceda a abrir un debate con participación del conjunto de la militancia y los sectores sociales que quieran sumarse al mismo, que aborde entre otros:

a. En el ámbito orgánico:

i. Elecciones Primarias para la elección de candidatos a la Secretaría General en los ámbitos Federal, Regional y Provincial
ii. Igualmente se celebrarán Primarias, siguiendo el modelo francés, en la elección de candidatos a Presidencias de Gobiernos en el ámbito Federal y Regional y en las candidaturas a Alcaldías
iii. Limitación de mandatos en los distintos ámbitos y responsabilidades orgánicas o institucionales

iv. Régimen de incompatibilidades de nuestros representantes

v. Imposibilidad de cobrar más de un sueldo público

vi. Establecimiento de criterios que con carácter obligatorio, hayan de ser asumidos por los cargos públicos para la fijación de los salarios que podrán percibir de las arcas públicas

vii. Cambios en las leyes de carácter electoral al objeto de revisar las actuales circunscripciones electorales tomando como base el modelo alemán

viii. Apertura de las listas en todos los ámbitos electorales

ix. Elección directa de Alcaldes y Alcaldesas

1. Al objeto de que todos juguemos con las mismas reglas, estos temas deberán ser trasladados a los distintos ámbitos parlamentarios para convertirlos en leyes

x. Nuevas fórmulas de encuadramiento orgánico de la militancia que supere el anquilosamiento actual de las agrupaciones territoriales y que contemple el fortalecimiento sectorial y las nuevas opciones en red

b. En el ámbito económico financiero

i. Apuesta por la economía productiva y la creación de empleo

ii. Fiscalidad progresiva

iii. Tasa Tobin

iv. Participación en los costos de la crisis económica y financiera, de bancos y grandes fortunas

c. En el ámbito político

i. Medidas para la defensa de la democracia frente a la dictadura de los mercados

ii. Apostar claramente por recuperar la internacionalización del socialismo reactivando la internacional socialista y el partido socialista europeo como herramientas eficaces de trabajo en la globalización

iii. Trabajar activamente por una UE mas cohesionada, activa y solidaria. Necesitamos más Europa

iv. Defensa del Estado del Bienestar como seña de identidad del socialismo democrático

d. En el ámbito ético

i. Recuperar la bandera de la honradez y la honestidad, combatiendo sin titubeos todo tipo de corrupción, venga de donde venga

http://www.firmasonline.com/peticion/ideas-para-el-38-congreso-psoe/749