POEMA PARA LAS TIEMPOS QUE CORREN

Poema de Bertolt Brecht [1935]

En un día determinado en toda España
Los trabajadores paralizaron las fábricas.

Los trenes estaban fríos
sobre los rieles.

Sin luz las casas y las calles los teléfonos
eran un montón de latas inútiles.

Los estafadores
ya no podían llamar a los policías.

En lugar de ello las masas
hablaban entre sí.

Durante tres días los servidores de los aparatos de gran potencia fueron sus dominadores.

Al dejar de trabajar, los trabajadores mostraron su poder.

El terreno fértil
fue de repente como un suelo de piedra. A nadie abrigaba la lana
sin elaborar, a nadie
el carbón que se quedó en la mina.

Hasta la bota de los policías
iba a deshacerse sin dejar sucesora.

Entonces
la desunión rompió la fuerza del alzamiento, pero aun así todavía
Las ordenes de los jefes de terminar la huelga
Tardaron días en
llegar a las masas; es que estaban sin vapor las locomotoras y
abandonadas las oficinas
de correo

Es decir, aun así todavía se mostró el
gran poder de los trabajadores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s